Las Áreas Naturales Protegidas (ANP’s) constituyen porciones terrestres o acuáticas del territorio nacional, representativas de diversos ecosistemas y de su biodiversidad, en donde el ambiente original no ha sido esencialmente alterado por el hombre y están sujetas a regímenes especiales de protección, conservación, restauración y desarrollo.

Con el establecimiento de ANP’s se crea una estrategia para la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad de México a fin de asegurar el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales (LGEEPA, 1997).

Estos ecosistemas representan el patrimonio natural del país, el cual requiere ser conservado no solo por el valor que representa la naturaleza en sí misma, sino también por los servicios ambientales que éstos proporcionan. Las ANP’s deben ser vistas desde una perspectiva amplia, en donde se puede ordenar el desarrollo regional, proponer alternativas económicas ambientalmente sustentables y procurar el crecimiento armónico de la población.

En México, los ecosistemas han sido modificados tanto por factores naturales como por el hombre en un lapso de tiempo corto. Actualmente la superficie total de las 148 ANP’s de carácter federal en México es de aproximadamente 17’303,133 hectáreas, equivale al 6.9% del territorio nacional y 17.11% del mar territorial (12 millas náuticas).

Dentro de estas ANP’s se encuentra La Reserva de la Biósfera La Encrucijada, decretada el 6 de junio de 1995 como Reserva de la Biosfera, localizada en el sur del estado de Chiapas, en la región fisiográfica denominada Planicie Costera del Pacífico, entre los municipios de Pijijiapan, Mapastepec, Acapetahua, Villa Comaltitlán, Huixtla y Mazatán. La Encrucijada posee una extensión de 144,868 Ha, de las cuales 37,484 Ha corresponde a la superficie marina y 107,384 ha a la superficie terrestre. De la superficie terrestre corresponden 36,216 Ha a dos zonas núcleo denominadas “Palmarcito y La Encrucijada” y se considera que 108,652 ha pertenecen a la zona de amortiguamiento, incluyendo la superficie marina. Dentro de la Reserva de la Biosfera La Encrucijada, se encuentra protegida por decreto el área de océano ubicada a un kilómetro de distancia de la línea de costa desde la boca del Estero Chocohuital hasta la Boca de la Barra San Simón. Esta zona se caracteriza por presentar una estrecha plataforma, fuera de la cual el mar es sumamente profundo.

La Encrucijada presenta una función importante como corredor biológico ya que el macizo de humedales costeros de Chiapas tiene una importante continuidad costera que recorre de Guerrero, Oaxaca y se extiende hasta Guatemala; esta continuidad se da a nivel hidrológico por la plataforma continental del Golfo de Tehuantepec y el aporte continental entre las cuencas provenientes de la Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre de Chiapas; esta conectividad entre las sierras y los ambientes marinos mantienen importantes ecotonos a nivel costero y corredores biológicos de gran importancia para el mantenimiento de la biodiversidad, así como del mantenimiento de los servicios ecosistémicos en la región.

Antes de ser declarada como área natural protegida, la zona contaba con un decreto de protección a nivel estatal. Debido a su extensión, estructura y productividad, esta Reserva constituye el sistema de humedales de mayor relevancia en la costa del Pacífico Americano y considerado el sistema de humedales de mayor relevancia en el país.

Además es la única área que protege los ecosistemas y las especies de flora y fauna existentes en los humedales de la costa de Chiapas y que contiene mangles de hasta 35 metros de altura, considerados los más altos de Norteamérica, y que además, se caracteriza por contener la única comunidad de selva baja anegadiza de zapotonales en México. También está considerada por el Plan Norteamericano para el Manejo de Humedales (North Waterfowl Management Plan).

La Reserva de la Biosfera La Encrucijada desde 2006 es reconocida en el marco del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO en el plano internacional por sus ecosistemas terrestres y costeros/marinos. Estas Reservas de Biosfera son mucho más que simples zonas protegidas dado que son designadas para promover y demostrar una relación equilibrada entre las poblaciones y la naturaleza La Encrucijada está incluida en el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SINAP) desde el 7 de Junio del 2000, por su biodiversidad y características ecológicas consideradas de especial relevancia en el país, de acuerdo a las disposiciones de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA).

La gran diversidad de ambientes en el área, conjuntamente con su privilegiada situación geográfica, en el corredor que une el norte del continente con el centro y sur del mismo provoca que se encuentre en ella una gran riqueza faunística, destacando especies que se encuentran amenazadas o en peligro de extinción, la única ave endémica para el estado (Camphylorhynchus chiapensis); poblaciones importantes de especies carismáticas como el jaguar (Pantera onca), constituyendo uno de los refugios más importantes para éste en Norteamérica. Entre los municipios de Mapastepec y Pijijiapan, existe un corredor natural que une los dos grandes sistemas lagunares presentes en la Reserva, a través de un cordón estuárico, el cual abarca 2,300 Ha, además constituye un reservorio vital, importante de varias especies de flora y fauna que revisten particular importancia ya sea por ser raras, estar en peligro de extinción o amenazadas como el cigüeñón (Mycteria americana), la espátula rosada (Platalea ajaja) y el pato pijiji (Dendrocygna autumnales) las cuales conforman en esta zona, la colonia más grande de la Reserva.

Por tal razón, La Encrucijada fue declarada sitio RAMSAR el 20 de marzo de 1996, como Humedal de Importancia Internacional por el sostenimiento de la comunidad de aves migratorias del norte del continente, además de las migratorias locales. Para el área se han reportado 294 especies de aves, de las cuales 94 son migratorias.

En la Reserva de la Biósfera La Encrucijada, se encuentran también lagunas costeras muy importantes por su potencial pesquero. Estas lagunas son cuerpos de agua litorales limitados por barreras costeras. La mayoría tienen comunicación permanente o efímera con el mar, lo que provoca que el nivel de agua este regulado por la acción de las mareas. Existen muchos tipos de lagunas costeras que van desde bahías hipersalinas casi cerradas, hasta sistemas estuarinos con un gran aporte de agua dulce, como es el caso del sistema Carretas–Pereyra-Buenavista. Las condiciones en los sistemas lagunares estuarinos son el resultado del encuentro de dos masas de agua dulce y marina. En México hay aproximadamente 130 sistemas lagunares costeros con diferentes tamaños, regímenes hidrológicos, estructura biológica, flujos de energía y problemáticas específicas (Contreras, 1993).

La hidrografía de esta zona está comprendida por 17 corrientes principales, así como diversos arroyos secundarios y terciarios que abastecen de agua dulce a las distintas lagunas y esteros. Los ríos en la Reserva se encuentran fuertemente influenciados en la temporada de lluvias y el volumen que transportan cambia a lo largo del año, llegando algunos a secarse casi por completo.

La conservación de los humedales costeros es de suma importancia ya que posee canales, esteros y lagunas, que brindan grandes beneficios a la humanidad, como la disponibilidad de agua dulce, la regulación del clima, el hábitat de muchas especies de flora y fauna, así como a una gran diversidad biológica que ofrecen diversos bienes y servicios ambientales. Los tipos de vegetación presentes en esta Reserva corresponden a inmensos bosques de manglares, zapotonales, áreas de selva tropical, popal, tular, vegetación de dunas costeras, sabana y vegetación acuática.

La formación de las lagunas costeras está enmarcada en la historia del nivel del mar, la geología, y fisiografía oceanografía costera y climatología regional, éstas características permiten tener diversas formas de las lagunas costeras. Hay algunas que van perpendiculares a la costa y otras paralelas. La morfología de las lagunas y su evolución se debe principalmente a su origen geológico, a la fuerza de la marea, a los escurrimientos y al tipo de suelo (Carter, 1988).

Las principales modificaciones que se presentan en las lagunas costeras son producto de procesos naturales que culminan con su desaparición. Su evolución obedece a patrones de formación y transporte litoral, huracanes, ciclones y estabilidad del delta de desembocadura de la cuenca hidrológica. La presencia de manglares, humedales, la estructura biológica, la edad de las lagunas y la actividad humana son otros factores que pueden influir en mayor o menor grado en el desarrollo de las lagunas. Es importante señalar que el proceso de evolución natural de una laguna costera hasta su desaparición ocurre en un período de miles o cientos de miles de años. Actualmente la problemática de estas lagunas incluye el hecho de que su proceso evolutivo se altera por la acción del hombre, lo que acelera su desaparición y la de las comunidades biológicas que de ellas dependen (Carter, 1988).

El material que azolva las lagunas y sistemas estuarinos es en gran parte producto de la erosión por la deforestación de la zona serrana y que ha sido arrastrado hasta ahí por lluvias excepcionalmente intensas relacionadas con fenómenos meteorológicos como huracanes y tormentas tropicales, principalmente los ocurridos durante el año de 1998 y 2005.

Actualmente en el área de La Encrucijada se desarrollan tres tipos de actividades económicas predominantes: la ganadería, la agricultura y la pesca. La actividad ganadera en el área de la Reserva ha implicado la conversión de la vegetación original a la creación de potreros sembrados de pastizales; su expansión se ha visto limitada solamente por las tierras salitrosas cercanas a las zonas de esteros y manglares o por las tierras de cultivo dedicadas a la agricultura. La agricultura también ha contribuido a la transformación de los ecosistemas originales, de tal forma que tierras que antiguamente eran selvas, ahora son campos de cultivo, su principal limitante han sido los manglares y las pampas pobladas de tulares.

 

Clic para acceder al documento

 
   

También te puede interesar

Proyecto PET
03 Mar 2016 21:50

Jóvenes Líderes Rurales
11 May 2015 04:40Jóvenes Líderes Rurales

Formación y Acompañamiento Social y Organizativo de Jóvenes Líderes Rurales para el Impulso d [ ... ]

Acuerdos de Colaboración para la Gestión Territori...
24 Feb 2016 19:43Acuerdos de Colaboración para la Gestión Territorial en Santiago el Pinar

“Sabemos quiénes somos y lo que queremos. Somos únicos, nos gusta ser santiagueros.  [ ... ]

Capas Temáticas de San Juan Cancuc
30 Ago 2017 03:06Capas Temáticas de San Juan Cancuc

  En esta sección se podrá descargar de manera gratuita las capas temáticas de l [ ... ]

Other Articles