Problemática

La escasez de agua para el consumo humano y agropecuario, ha sido el factor limitante para los pobladores que habitan  Calakmul, restringiendo el desarrollo de actividades productivas y en cierta medida el desarrollo social. La calidad del agua en la región es considerada mala, debido al exceso de sulfatos de calcio, que la hacen no apta para consumo humano, de tal forma, que las fuentes disponibles  son aguas pluviales almacenadas en cisternas o aguadas (García, y Col., 2002).

El sistema de abastecimiento municipal, no cuenta con las condiciones necesarias para operar de forma adecuada y permanente. Solo el 4.2% de las viviendas tiene acceso directo al agua entubada (INEGI, 2010) y 7.6% tiene un captador pluvial domiciliario. En los últimos 3 años, con el apoyo de la Fundación W.K. Kellogg, el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos, la SEDESOL y el propio municipio, se construyeron cerca de 800 captadores pluviales, incrementando la cobertura al 25.3% del total de viviendas habitadas. Los acueductos que están en operación, abastecen a 49 comunidades de manera constante, 11 localidades presentan problemas de abasto por deficiencias en el mantenimiento y 24 no tienen conexión con ningún acueducto. Por ello, el 42% de las comunidades dependen exclusivamente de la captación de agua de lluvia para satisfacer sus necesidades. (CMDRS Calakmul-IDESMAC, 2014).

La situación en los Centros educativos es particularmente difícil, ya que las niñas y niños no cuenta con acceso a este servicio, o bien lo tienen de manera muy limitada; acarreando con ello diversos problemas como enfermedades gastrointestinales, cutáneas, entre otras. Del total de escuelas de Calakmul, menos de la tercera parte tiene un sistema adecuado de captación, distribución y potabilización de agua (SMAPAC; 2015). Cabe señalar que durante el periodo de estiaje, que va de febrero a junio (es decir, en pleno ciclo escolar), la situación se torna muy grave, incluso las escuelas que cuentan con infraestructura, muchas veces no tienen acceso al agua, pues el servicio de pipas del municipio apenas cubre la demanda de abasto doméstico en las comunidades.

El problema del insuficiente acceso al agua en Calakmul es mutidimensional, depende en gran medida de factores como: la escasa consolidación de las estructuras de participación, planeación y toma de decisiones en el sector hídrico, el cual es visto como responsabilidad única del Estado, los pocos recursos económicos con los que el Ayuntamiento cuenta para cubrir los servicios básicos de provisión de agua, la inexistencia de un sistema municipal de tratamiento y reúso de aguas residuales, una baja capacitación del personal local para el mantenimiento de la infraestructura existente lo cual genera una gran dependencia del exterior, la dificultad para lograr consensos operativos entre las instancias de los gobiernos, federal, estatal y municipal y de estas con los actores civiles nacionales e internacionales, así como la ausencia de campañas de difusión y educación para una cultura de manejo sustentable del agua. Estas condiciones y la contribución a su posible solución han sido plateadas en el marco del “Plan rector en materia de agua para la protección, conservación y recuperación ambiental de la Península de Yucatán”, sin embargo hace falta la intervención en el tema de suministros de agua segura en las escuelas de Calakmul.

La implementación del Programa Agua Segura es una iniciativa que permitirá revertir de manera definitiva estos problemas en los Centros escolares de Calakmul, ya que trata de atender de manera integral las deficiencias existentes, no solo referidas a las instalaciones, sino a todo el entramado de organización social y capacitación especializada necesaria para poder construir un manejo sustentable del recurso.

El cambio generacional que se pretende introducir con los proyectos, apuesta a que, las y los estudiantes que disfruten de agua suficiente y potable en sus escuelas, exigirán que en sus domicilios se cumpla también con ese derecho a través del Programa Guardianes del Agua.